Tendinitis de la pata de ganso

La pata de ganso (o pata de pollo como alguna vez la ha nombrado algún paciente despistado…) es una zona de la parte interna de la rodilla que suele dar algún que otro problema, ya que pueden inflamarse las inserciones tendinosas que llegan a ella.

Recibe el nombre por la similitud que tiene con dicha extremidad de dicho ave, constando de tres inserciones musculares que recuerdan a los tres “deditos” de la pata. Tales músculos son:

  • Sartorio: con origen en la EIAS (espina iliaca anterosuperior), es flexor de rodilla y flexor, abductor y rotador externo de cadera
  • Grácil: con origen en la parte inferior del pubis, es flexor de rodilla y aductor de cadera
  • Semitendinoso: forma parte del grupo de los isquiotibiales, con origen en la tuberosidad isquiática, y es flexor de rodilla y extensor de cadera
Pata de ganso
Photo by eek the cat / BY ND

Es bastante común la inflamación de dicha inserción tendinosa en corredores (normalmente de larga distancia), pero también en personas con sobrepeso o con patologías previas de rodilla.

Sin embargo, es habitual que el origen de este tipo de lesiones del miembro inferior tenga su origen primario en la pelvis (y no en la rodilla, que es donde duele y puede haber edema, siendo por tanto síntomas y no causa), con un posible bloqueo de la articulación sacroilíaca, o bloqueos lumbares.

El tratamiento con osteopatía y/o acupuntura, la realización de estiramientos dirigidos por un profesional o una buena higiene postural son herramientas claves para la mejoría de esta patología. Además, tanto en corredores como simplemente para caminar, será necesario revisar que el calzado sea siempre el apropiado.

2018-07-06T09:20:54+00:00agosto 2, 2016|